Eduardo Schwank es considerado uno de los mejores doblistas argentinos de los últimos tiempos. Disputó la final de Copa Davis en 2011, participó de los JJOO de Londres 2012 y fue finalista de Roland Garros. El Gordo dialogó con VT Radio sobre su pasado y su presente.

Has jugado en la modalidad de singles y dobles. ¿Con cuál de las dos te quedás?

No, sinceramente las dos. Creo que pude lograr buenos objetivos tanto en singles como en dobles. Siempre mi carrera la apunte a jugar el singles y los primeros años siempre fueron en singles y después por una cuestión de que me empezó a ir bien en dobles y por ahí era la única chance que tenía de jugar la Copa Davis y JJOO en un momento, entonces empecé a dedicarme un poquito más al dobles para cumplir esos objetivos pero siempre la cabeza fue puesta en el singles. Pude jugar todos los Grand Slams, tuve un buen ranking que me permitió jugar todos los torneos importantes durante algunos años y bueno la verdad que muy contento con la carrera que pude realizar.

¿Qué te dejó la experiencia olímpica en Londres 2012?

Como experiencia es magnífica. Creo que fue un sueño que hice realidad. Siempre cuando empezás a hablar de unos JJOO lo ves muy lejano, se juegan cada cuatro años, tenés que llegar de la mejor forma y en el tenis tenés que tener ese año particular muy bueno para poder entrar y yo lo pude hacer, vivir la experiencia en la villa olímpica y compartir con todas las delegaciones de Argentina, todos los mejores deportistas del mundo fue una experiencia única por ahí no en el resultado. Nos tocó una primera ronda muy difícil, como dijiste con Tsonga – Llodra, y bueno nos tuvimos que ir en primera ronda. La verdad que quedó uno de los recuerdos que más presente tengo por todo lo que se vivió en esa semana tan particular

¿Con qué tenista te sentiste más cómodo en el dobles y cuál fue la pareja más difícil que te tocó enfrentar?

Sinceramente tuve muchos compañeros que me llevé muy bien en el dobles. Por ahí con el que más fácil se hacía jugar era con David Nalbandian que hacía todo muy fácil y te hacía jugar mucho mejor. Pero también tuve muy buenos partidos y me sentí muy cómodo con Juan Chela que compartimos muchos años de circuito y muchos dobles. Con Carlos Berlocq, con Horacio Zeballos, con Juan Sebastián Cabal, que hicimos juntos final de Roland Garros. Tuve muchas parejas al no dedicarme al dobles específicamente siempre iba rotando las parejas y trataba de jugar con los mismos pero nunca tuve una pareja que nos dedicamos al dobles específicamente que es donde podés crecer un poco más pero sinceramente si me decís con alguien con David es el que hace más fácil todo, creo que ve el tenis totalmente diferente.

El más completo digamos.

Sí, es super completo. No tanto por tenis sino por cómo ve el partido mientras va transcurriendo. Hemos jugado Copa Davis, ir perdiendo dos sets a cero y decirme “quedate tranquilo este partido lo ganamos” y nos estaban cagando a palos. Entonces, la visión que él tiene cuando se empieza a sentir bien aunque estemos dos sets a cero abajo ya veía que el partido en una puertita se abría y lo ganábamos y terminaba pasando eso. Creo que tenía una cabeza totalmente diferente y la parte más difícil del tenis es ver lo que está pasando mientras uno está jugando lo que está pasando realmente en la cancha y él podía ver lo que estaba pasando como un espectador de afuera. Eso es lo que lo hizo tan grande.

Has incursionado en estos años en el paddle y en el beach tennis. ¿Cómo fue este primer contacto con estos dos deportes que si bien tienen algo de parecido con el tenis tienen sus diferencias?

Sí bueno pero son dos deportes que los tomo de hobby. El paddle me metí un poco más hace un año. Ya se me pasaron tanto las ganas, estoy jugando mucho menos. Y el beach tenis es un deporte nuevo que es divertido para jugar, es lindo pero también para mí se me hacen un poco fácil adaptarme por la volea que es algo en lo que yo me siento muy cómodo pero bueno tenés que estar bien preparado físicamente en los dos para poder estar a full y es algo que yo hoy en día no le estoy dedicando nada al físico así que cuesta un poco más. Pero sí son dos deportes lindos que los uso de hobby y nada más.

Si vos pensarías de incursionar en el profesionalismo de beach tennis, creés que sería algo más sencillo de escalar en los primeros puestos?

Y hoy el beach tennis de Argentina todavía falta crecer mucho, está recién arrancando. Hace un par de años que está pero muy suave. Hay que darle una movida grande para que empiece a crecer pero lo que tiene es que no hay muchos jugadores entonces si hay alguno que se ponga seriamente a jugar y empezar a jugar torneos y salir un poco del país que ya hay bastantes torneos a nivel internacional y hay un ranking mundial, creo que alguien que tenga un poco de facilidad y dedicándose puede lograr buenos resultados. Hace poquito se jugó el Mundial de beach tenis en Rusia y los países que ya están hace mucho en este deporte ya son los que están saliendo campeones en esta disciplina. En Argentina hay que crecer bastante todavía y hay pocos chicos, hay muy pocas personas que conocen bien el deporte. Yo creo que a medida que se vayan metiendo un poco más es un deporte muy lindo, muy divertido.

¿Cómo viene tu experiencia como entrenador de chicos y en el programa Nuestro Tenis con Guillermo Coria y con parte de apoyo de la Asociación en distintas provincias?

Bien, la verdad que es algo que me estoy tomando bastante serio con algunos chicos que estoy entrenando, me gusta viajar sinceramente por ver el compromiso de ellos conmigo también. Yo lo único que les exijo es que dejen el 100% de lo que obtienen en el día y ahí con eso me alcanza para seguirlos y estar bastante encima de ellos. No me gusta cuando los chicos pierden tiempo, que están ahí, que entrenan, que no entrenan pero si hacen las cosas serio me gusta seguirlos, me gusta viajar con ellos y ver el progreso día a día. Con el programa “Nuestro tenis” es algo muy lindo que estamos con Guillermo Coria viajando con un equipo grande de buenos profesionales por todo el Interior del país. Tratamos de cada mes viajar a una provincia diferente donde se hacen capacitaciones para entrenadores que no tienen la oportunidad de llegar a Buenos Aires, para los padres, para los chicos. Sirve mucho de motivación para las escuelas de cada provincia donde no todos los días tienen la figura de Coria y con un equipo atrás donde se testean a los chicos tanto de la parte física como de la técnica y la táctica. Es una forma de llegar hacia los chicos que hay muchas ciudades que están lejos del centro, siempre todo por ahí termina un poco en Buenos Aires y salir e ir a visitarlos a las regiones de ellos creo que es un programa que está bueno y que está funcionando muy bien. Para mí es un orgullo poder estar en ese equipo de grandes profesionales.

Esta semana se está disputando en Suiza el torneo de Gstaad. ¿Qué recordás del accidente que sufriste en 2014?

Ese fue uno de mis últimos torneos. Ya pasaron tres años, parece que no pasó hace tres. Terminé de jugar el partido y como parte de regenerar justo había un grupito que se iba a andar en bicicleta en la montaña y en vez de ir a encerrarme en el hotel me fui y en una curva me pasé un poquito de velocidad, me caí y ahí tuve fractura de codo y de muñeca y ahí tuve que volver y ahí empezó un poco mi retiro. Ya venía con ganas de dejar de jugar al tenis y eso fue un poco el puntapié que me llevó a retirarme.

¿De alguna manera pudiste canalizar esa lesión con las fundaciones en ese momento?

Sí, yo siempre digo que todas las cosas que pasan pasan por algo permanentemente en la vida, no sólo en el tenis sino permanentemente en el día a día. Yo con la fundación ya venía trabajando, con mi fundación que generamos escuela para personas con discapacidades, algo que me gusta mucho. Permanentemente estamos tratando de abrir muchas escuelas. Es difícil porque el tema de la discapacidad hay que llevarlo con cuidado, hay que hacer un proyecto serio para que cuando arranque una escuela se mantenga en el tiempo, hay que ver que no se arme una cuestión política porque muchas veces quieren una foto y después la escuela se cae pero tratamos de hacer las cosas serias. Hay muchos proyectos que están muy buenos, que estamos encaminando. También tenis en los barrios. Es algo que me gusta mucho y es también un poco devolver todo lo que el tenis me dio, empezar a transmitir un poco la experiencia, los conocimientos. Es algo que me llena y está muy bueno.

 

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE