Federico Delbonis respira, siente Copa Davis. El argentino, pieza fundamental en la obtención de la Ensaladera por primera vez en la historia de Argentina, volvió a recuperarse luego del sacudón emocional que sufrió como gran parte de ese plantel de jugadores. Delbo dialogó con Ventaja Tenis Radio y contó todo lo que le sucedió desde la final de la Copa Davis hasta ahora.

¿Qué te genera volver a consolidarte en el ranking después de una temporada complicada?

Contento de volver a estar en el top 100, después de un año complicado y con muchos altibajos. Tampoco ayudaron las lesiones y estuve bastante tiempo parado. Poder recuperarme también en un torneo importante como un ATP 500, además de los buenos resultados en Challenger, a uno lo reconforta. Estaba haciendo las cosas bien, sólo faltaba que esté sano y competitivo para que eso pase.

¿Cómo hiciste para jugar tan tranquilo el partido decisivo de la Copa Davis 2016?

Más que tranquilo estaba concentrado, cuando entré a jugar el partido estaba muy nervioso. Lo que me ayudó fue estar activo, moviéndome porque sabía que iba a ser un partido con poco ritmo porque Ivo Karlovic es un sacador nato. Eso fue lo que yo plantee en toda la espera del partido de Juan Martín Del Potro. Funcionó estar siempre prendido pase lo que pase en su game de saque. Sabía que tenía que estar atento para encontrar el ritmo y pegarle de la mejor manera.

¿Cómo trabajaste lo psicológico luego de obtener la Ensaladera?

Fue complicado, todos los sentimos de esa manera porque cuando recién empezamos a recordar ese momento, el 95% ya pensaba en el 2017. Nosotros no habíamos terminado el año y los demás ya estaban entrenando para la nueva temporada. Eso fue lo que más nos costó asimilar a todos y nos provocó que este año sea duro a nivel físico. No sé si la palabra es asimilarlo, sino procesarlo. Todos queríamos ganarla pero nadie sabía qué iba a pasar después de eso, nos tomó por sorpresa. Nos trajo muchas cosas hermosas pero también nos desgastó y no pudimos desconectar como lo necesitamos para poder encarar una pretemporada acorde a la exigencia actual.

¿La obtención de la primera Copa Davis para Argentina tuvo la repercusión que esperaban?

Uno siempre espera más o piensa que faltaron algunas cosas, pero siempre en el momento que pasó después. Nosotros estábamos muy concentrados en hacer las cosas bien para tratar de ganar la Copa Davis y todo ese momento nos sobrepasó porque son cosas muy difíciles de manejar y más teniendo a un grupo tan grande, que también tenía jefe de prensa o dirigentes que podían facilitarnos muchas cosas. Personalmente no me quejo de las cosas que vivimos porque estuvimos con el presidente, una caravana desde el aeropuerto hasta la Casa de Gobierno. Como los chicos, tuve mi recibimiento en la ciudad, son cosas que uno no vive todos los días. Sí que se podrían haber mejorado algunas cosas, pero en líneas generales todo estuvo muy bien.

¿Qué pensás de toda la gente que te ayudo económicamente en tus comienzos?

La palabra es agradecido, porque confiaron en mí cuando era un pequeño proyecto. Lo que querían ellos es que alguien fuera del fútbol se destaque en la ciudad de Azul. Fue un poco difícil al principio porque mucho de los sponsors no tenían conocimiento de tenis, fue a prueba y error. Desde los 16 años que empecé con ellos y con muchos me sigo hablando. Forman parte del día a día porque es una forma de retribuirles mi agradecimiento.

¿Cómo estás de la lesión en tu pie izquierdo y en qué torneo regresarías?

Me tuve que retirar del torneo de Kitzbuhel por precaución. Sentí que iba en aumento el dolor de la pierna izquierda, al principio me costaba cuando caminaba pero en el partido de semifinales con Leo Mayer en Hamburgo me molestó jugando. No quise forzarlo y decidí parar para venir a hacerme estudios y tratarme con mi grupo médico. Mi recuperación va bien, empezando con tenis. La idea es tratar de llegar a Winston-Salem, torneo previo al US Open, para agarrar un poco de ritmo.

¿Cuál creés que fue tu mejor partido del año hasta ahora?

El mejor partido del año hasta ahora fue ante David Ferrer en Hamburgo. Era un jugador que me había ganado en tres oportunidades, que es muy incómodo cuando juega bien. Siempre jugaba bien contra él pero tenía las armas para desequilibrarme y no dejarme jugar cómodo. Poder ganarle fue muy importante para mí para romper una barrera y superarse a uno mismo. Me dio un impulso muy grande y espero que vengan triunfos así para lo que resta del año.

¿Qué recuerdos tenés de tu único enfrentamiento con Roger Federer?

Cuando jugó a la tarde el día anterior, yo quería que gane porque tenía ganas de jugar con él, más alla del resultado del partido. La verdad tener un récord favorable es hermoso. Creo que él es uno de los mejores sin duda. Ojalá siga jugando y que siga haciendo las cosas que hace porque para el tenis es muy importante y que los chicos lo puedan ver es algo fundamental.

¿Qué objetivos y expectativas tenés para lo que viene?

Espero terminar este año sano, que es lo más importante. Pude asegurarme un buen ranking para entrar el año que viene a los torneos importantes, eso es muy bueno. Estoy esperando que se termine este año complicado para poder prepararme bien y encarar el 2018 de la mejor manera en este circuito tan duro.

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE