Guido Pella vuelve a sonreír en la temporada 2017. Luego de comenzar el año con una dura derrota ante Fabio Fognini en el último punto de la serie entre Argentina e Italia, el bahiense se enfocó rápidamente y volvió a consolidarse en el top 70. El argentino dialogó con Ventaja Tenis Radio y habló de su presente, la Copa Davis y su amor por el tenis, que le permitió no renunciar a su sueño.

Jugaste el ATP 500 de Washington hace unas semanas y después jugaste el Challenger de Floridablanca. ¿Por qué tomaste la decisión de viajar a Colombia?

Mi decisión de ir ahí fue porque necesitaba tratar de sumar la mayor cantidad de puntos posibles para entrar a los torneos ATP que siguen, los que yo tenía ganas de jugar que son tanto en Asia como en Europa. Ese fue el principal objetivo por el cual fui al Challenger de Floridablanca.

Luego te consagraste campeón en Colombia. ¿Qué sensaciones tenés después de haber ganado ese título?

Siempre uno se siente bien cuando gana un torneo y más cuando se habla de un Challenger. La verdad que me sentí muy bien, empecé jugando con un par de dudas pero después me fui adaptando y terminé con un muy buen nivel de tenis.

En febrero declaraste que la vida pasa muy rápido y que se te complica disfrutar. ¿Tomaste alguna medida para encarar ese tema?

Declaré eso porque es algo que siento y a mí me gusta ser sincero. El tiempo se pasa rápido para todos, no solamente para mí. Es difícil. Uno siempre tiene que tratar de estar contento, disfrutar lo que le toca y los momentos. Hay que estar tranquilo cuando te tocan momentos malos y estoy tratando de disfrutar los momentos buenos. Estoy disfrutando mucho más, estoy haciendo cosas que me hacen sentir bien y eso me permite estar más tranquilo dentro de la cancha.

¿Cómo analizás el repechaje de la Copa Davis ante Kazajistán?

Va a ser una serie muy dura, por ahí es de los peores sorteos que nos ha tocado, más que nada porque ahora estamos en el número uno del ranking. Es una serie muy difícil, aparte de visitante, con rivales que juegan muy bien. Argentina siempre es candidata, siempre es favorita, tiene la chapa de sacar series difíciles de la galera cuando quizás nadie confía. Somos los flamantes campeones así que hay que ir ahí. El equipo que vaya para Kazajistán va a tener que estar tranquilo y confiado para hacer una gran serie y salvar la categoría.

¿Cómo volviste a recuperar la motivación luego de la consagración de Copa Davis?

Es motivación. Se le puede preguntar a jugadores que han ganado todo como Roger Federer y Rafael Nadal. Cómo ellos recargan pilas después de haber ganado todo. Creo que la ilusión y las ganas que tiene uno por jugar la Copa Davis hacen que se carguen las pilas automáticamente. Nosotros ganamos la Copa Davis en noviembre y en febrero estábamos jugando en Argentina con la misma ilusión y ganas con las que jugamos en todas las series del 2016. Para mí eso va a ser así hasta el día que me retire porque la Copa Davis me motiva desde el minuto cero. Es una competencia que disfruto mucho y que espero jugar muchos años más. Ojalá que Argentina sea candidata todos los años y hay que trabajar para eso.

En 2014 habías pensado en el retiro. ¿Te sentís contento por no haberte resignado?

Ese año yo me retiré tres meses del tenis porque no veía un horizonte favorable para mí. En ese momento no me sentía bien, estaba con muchas dudas y miedos. No podía entrenar bien y tomé la decisión de retirarme para ver qué sentía. Después, obviamente, el cariño que le tenía al tenis no desapareció. Fue un momento de tratar de rehacer mi carrera deportiva y a partir de ahí la pude llevar muy bien.

¿Qué objetivos te proponés en tu carrera y en la Copa Davis?

Después de haberla ganado uno siempre intenta conseguir buenos resultados para Argentina y la realidad es que el gran objetivo que era ganarla ya lo cumplimos. Así que ahora el objetivo va a ser salvar la categoría en el corto plazo y después el año que viene volver a jugarla y tratar de avanzar lo más que se pueda. En cuanto a objetivos personales, tratar de seguir recuperando ranking. Ya estoy 75 del mundo de nuevo, pude volver a meterme en el nivel que quería y ahora queda seguir intentando, luchando y entrenando para poder recuperar ranking para estar entre los 50 mejores del mundo. Sé que es un camino durísimo pero lo puedo hacer.

Foto: Paul Zimmer

 

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE