Su pasión por el tenis le permitió conocer caminos inesperados en su vida. Sin sponsors, al punto de pensar en su retiro, decidió encontrar otra manera para pelear por el sueño de toda su vida. Con esfuerzo y dedicación, encontró una plataforma virtual que le permitió costearse algunas giras, y su nombre empezó a ser más conocido en el ambiente. Facundo Mena alcanzó este año el mejor ranking de su carrera, además de consagrarse por primera vez en un Future de Estados Unidos y habló de su presente con Ventaja Tenis Radio.

¿Qué representa para vos jugar Challengers más seguido?

La verdad me motiva mucho jugar Challengers. Siempre llegás y hay muy buenos jugadores, eso te ayuda mucho a subir el nivel. Creo que en este último tiempo he dado un salto de calidad y ahora me siento mucho más partícipe de estos torneos.

¿Es verdad que tu papá entrenó a Gastón Gaudio? ¿Qué recuerdos tenés de esa relación?

Sí, es verdad. Lo tuvo en la etapa de los 17 a los 19 años. Yo todavía tengo recuerdos de cuando era muy chico y los iba a ver entrenar. Veía al loco de Gastón hacer de las suyas, siempre fue un rebelde dentro de la cancha.

De chico tuviste una prueba de fútbol en Banfield, quedaste, pero no continuaste. ¿Qué fue lo que pasó?

La verdad que me destacaba mucho jugando al fútbol, sobre todo en el colegio Belgrano de Temperley.  Tuve un profesor que tomó la iniciativa de decirme: “Tengo conocidos en Banfield, quiero que te vayas a probar ahí”. Me llevó mi madre, hice un gol y la verdad me fue muy bien. A los técnicos les gustó mucho cómo jugaba. Cuando terminó la práctica ibamos en el auto con mi mamá y le dije: “Mamá, esto no es para mí” (risas).

¿Qué fue lo que te llevó a tomar esa decisión?

Yo era muy chico, tenía 11 años. No me gustó el ambiente, los chicos se peleaban mucho, se empujaban, se pateaban y se pegaban, no estaba muy habituado a eso. Me chocó un poco eso, por eso me decidí por el tenis.

¿Cómo surgió la idea de TennisHero?

Empezó por iniciativa de un chico de Adrogué, él fue el creador de la página y era un crowdfounding. Me contó la idea, a mí me copó. Empezamos e hicimos una recaudación de $3000 en su momento y eso me sirvió para hacer una gira, para pagarme algunos pasajes. Gracias a eso, un amigo de mi padre que sabía que no estaba bien económicamente y me ofreció a ir a Estados Unidos para continuar mi carrera.

Eso te permitió mostrarte y tener más alcance..

Con el Facebook llegó a mucha más gente, en este caso a Guillermo Rivas que es un amigo de mi padre. Decidí subirme a ese tren que quizás no iba a volver a pasar y decidí irme a Estados Unidos.

¿Qué cambió en vos con el viaje a Estados Unidos?

Cambió mi cabeza, cambió mi tenis. En Argentina estaba más para poner un clavito en mi cuarto y colgar la raqueta. Eso fue el empujón para poder seguir jugando al tenis.

Hace unos años declarabas que todavía te faltaba hacer un click por completo ¿Creés que lo estás logrando y te estás acercando a los jugadores de tu camada?

Todavía te digo que el click no está hecho por completo, siempre es algo en lo que estoy trabajando. Como siempre yo los vi desde atrás, en la cima del ranking, sigue siendo un poco difícil. Eso me motiva a tratar de poder alcanzarlos a los que están más arriba.

¿Qué creés que fue lo que llevó a Diego Schwartzman a su máximo rendimiento?

Fue parte de su crecimiento, de su actitud lo que lo llevó ahí arriba. Siempre fue destacado en juniors, pero no muchos creían que iba a estar ahí arriba tan rápido.

¿Qué te proponés para lo que sigue en tu carrera?

Todavía sueño con una qualy en Australia, por ahí antes lo veía más lejos pero hoy no lo veo tan difícil. Si bien los torneos que hay son difíciles y los jugadores son muy duros, todavía sueño con la posibilidad de ingresar a la qualy de Australia. Sino terminaré el año en diciembre, volveré a Estados Unidos para hacer una fuerte pretemporada para sumar muchos puntos a principios del próximo año.

¿Qué cambios notás en tu juego luego de irte a Estados Unidos?

Mi juego evolucionó, mi mente evolucionó. Allá no hay tanta presión, acá en Argentina quizás no valoran a un jugador 500° del mundo. Me ha pasado de ir a casas de familias, estar en ese ranking, y para ellos sos un jugadorazo. Acá imaginate que criticamos a Lionel Messi y no se le da el valor que un deportista merece.

¿Cómo es eso de convivir en casas de familia?

Muchos chicos me cargan y me dicen que soy el chico “housing”. Cuando me tocó quedarme sin plata, tuve que salir a escribirle a amigos y fui conociendo gente. Hoy en día me alojo mucho en casas de familia y no tiene nada de extraño. Sí al jugador de tenis le tiene que gustar estar en una casa, vivir en un lugar donde no conocés, pero después al final de la semana los llevás con un recuerdo en el corazón.

¿Cómo es la convivencia con un padre entrenador?

Lo he tenido como entrenador y hemos tenido nuestras discusiones, como todo padre e hijo, pero hoy en día ya tomó el rol de padre y siempre me aconseja cuando no estoy en un buen momento anímico o en un algún otro aspecto donde necesite una consulta. Siempre está ahí para darme su opinión.

¿Cuáles son tus sueños?

Si se puede soñar, me encantaría representar a la Argentina en una Copa Davis y ni hablar si se llega a dar lo de un Grand Slam.

 

 

 

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE