Tiempos de cambio y reestructuración son los que atraviesa en estos momentos el mundo del tenis. Por un lado, la camada de jugadores que forma parte de la próxima generación que intentará en un futuro emular las proezas realizadas por Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray, los “cuatro fantásticos” del siglo XXI y dueños de 51 de los últimos 58 torneos de Grand Slam. Pero en este caso, no será una joven estrella que irrumpa en el ránking el gran cambio para la temporada 2019. La Federación Internacional de Tenis (FIT) anunció la creación de un proyecto que revolucionará el ranking a partir del año que viene.

Se trata del denominado “Tour de Transición”, que la FIT impulsó y que tiene como fin reducir drásticamente la cantidad de jugadores en los circuitos ATP y WTA de 3000 tenistas a una cantidad aproximada de 750. Según el Ente madre del “deporte blanco”, el fin del mismo será hacer más fácil la inserción al profesionalismo, contribuyendo con los premios en dinero a los jugadores jóvenes para solventar sus gastos. El gran cambio que ayudará fundamentalmente a reducir la cantidad de jugadores profesionales será que los torneos Futuros que entregan 15 mil dólares en premios no otorgarán más puntos WTA ni ATP, mientras que los de la categoría de 25 mil continuarán haciéndolo.

De esta manera, los puntos obtenidos en 2018 en esta clase de torneos se transformarán en “puntos de entrada” en 2019 y tendrán lugares reservados para los mejores jugadores con éste ránking en las rondas clasificatorias de los torneos Challenger de ATP (hasta nivel de USD 125.000 en premios). A partir de 2019, los torneos futuros de 15 mil dólares otorgarán puntos de entrada para la siguiente temporada, mientras que los de 25 mil además otorgarán puntos ATP y WTA.

Como en toda antesala de todo cambio drástico, las opiniones y expectativas son encontradas entre jugadores que normalmente fluctúan entre los circuitos de futuros y Challengers. Pedro Cachín, cordobés de 22 años y actual 272° del mundo, fue uno de los tenistas que charló con Ventaja Tenis acerca de esta nueva reglamentación: “Me enteré por el manager de ATP en un Challenger en Alemania. Será muy difícil, sobre todo para los chicos de 18 años que dan el salto y no tienen idea de qué es un torneo futuro. Cuando arranqué tenía mucha ilusión, pero me costó mucho. En la actualidad, cuando un chico joven vea lo complicado que es, probablemente aborte la situación y termine dejando”.

Otro de los jugadores que alzó la voz para opinar acerca de esta modificación fue Manuel Peña López. El joven mendocino (654°), entiende que el nuevo circuito servirá a sus propósitos y su desarrollo. “Van a haber más torneos challengers, lo cual será muy bueno. Para mí poder jugar las clasificaciones de dichos torneos y como serán más cortas el esfuerzo físico para acceder será menor. Es algo muy bueno porque también los torneos darán más dinero, lo cual nos permitirá viajar mejor”.

“Es una regla rara, a la que todavía le tienen que dar un poco de forma”, afirma Diego Schwartzman (23°), quien forjó el principio de su carrera en base a éxitos en los torneos de menor jerarquía. Y concluye: “Me parece que tienen armado un sistema similar para que la gente que juega futuros no pierda su lugar y se le dará mayor prioridad a los torneos Challengers”.

“Si mantengo mi ránking actual, esto será un gran beneficio porque voy a poder jugar torneos Challengers”, entiende de manera optimista Hernán Casanova (315°). El porteño asegura que “el hecho de que los futuros den 25 mil dólares es muy positivo, y para mí que tengo un ránking de 300 aproximadamente me va a beneficiar por el hecho de poder disputar los cuadros de Challengers y las clasificaciones de los ATP. Eso va a significar un aumento en mis ingresos y también me ayuda el hecho de poder tener hospedaje garantizado durante 5 días”.

Sólo el tiempo probará la magnitud del éxito que alcance este nuevo proyecto que a partir de 2019 será la plataforma de despegue para los tenistas a nivel mundial. La única certeza al respecto es que hay expectativa para con ello, y es muy grande.

La palabra de Prieto

Otra de las voces autorizadas para opinar al respecto de este nuevo formato es Sebastián Prieto. El ex número 22 del mundo en dobles y actual entrenador de Juan Martín Del Potro ve con buenos ojos esta transformación, que lo remonta a sus épocas de jugador aunque prefiere no apurarse y ver el desarrollo del mismo puesto en práctica. “La verdad es que hay que verlo en la práctica. El proyecto dice que apunta a que todo sea mejor y que la idea no es que sean menos jugadores sino menos jugadores con puntos ATP. Cuando yo saqué mi primer punto de ATP estabas menos de 1000 con un punto si mal no recuerdo. Hoy con un punto estas cerca del doble de ranking . Calculo que la idea es hacer algo parecido”.

Asimismo, su deseo es que el proyecto no afecte al tenis profesional sino que, por el contrario, lo potencie y que la cantidad y calidad de jugadores crezca, sobre todo por estas latitudes. “Que haya una gran base de jugadores en la transición como había en mi época -aclara- y menos cantidad en el ránking real profesional. Ojalá funcione y el tenis pueda volver a crecer en cantidad de jugadores; sobre todo en Argentina y Sudamérica”.

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE