Dueño de un juego volátil desde el fondo de la cancha, Sinner es, junto al
canadiense Aliassime y el alemán Molleker, uno de los tres jugadores nacidos en el siglo XXI en haber ganado un Challenger. Descubrí su historia.

La historia de Jannik Sinner es una de las tantas particulares que entrega el mundo del
tenis. Nacido hace 17 años en la zona italiana del Tirol, este jugador debió decidir entre
dos grandes pasiones para luego decantarse por el tenis: el esquí, deporte popular en su
región de origen, o el tenis.

Empecé a jugar al tenis cuando tenía cuatro años, pero dejé cuando tenía seis o siete porque esquiaba. Después mi papá me dio la raqueta de nuevo y me sentí feliz. A los 14me decidí a convertirme en jugador profesional”, le cuenta el “pecador” a Ventaja Tenis desde Europa.

A pesar de haber estado en una disyuntiva para elegir qué deporte practicar, Sinner tenía
motivos de sobra para plantearse esta duda. En sus breves años como esquiador, ya
había obtenido algunos campeonatos nacionales en Italia.

-Entonces, ¿por qué te decidiste por el tenis?

-Me dediqué al tenis porque para mí el esquí no es un juego sino que se trata de ir
rápido por uno o dos minutos y es peligroso. En navidad cuando estoy en casa me
gusta practicarlo; en el tenis podés tener errores no forzados pero en la pista de esquí no,
por eso al fin y al cabo terminé dejándolo, porque es demasiado peligroso.

Todo sucedió muy rápido para este jugador de uno ochenta y cinco metro, que fue
profeta en su tierra la pasada semana. “Jugué una muy buena semana”, asegura en un
inglés claramente formado a partir de una inconfundible tono tano.

Haber ganado este trofeo fue una completa sorpresa para él, ya que apenas tuvo una
hora de entrenamiento antes de saltar a la cancha para su primer partido: “Llegué justo
porque había llegado de Kasajistán pero estoy muy feliz de haber llegado y jugado tan
bien en Bergamo. Fue un poco inesperado porque llegó de la nada, por eso estoy muy
orgulloso de mí mismo”, afirma.

El reciente trofeo le representa a Sinner haberse convertido en el tercer jugador nacido
en este siglo en conquistar un torneo Challenger. El canadiense Felix Auger-Aliassime y
el Alemàn Rudolf Molleker ya lo habían logrado en 2017 y 2018, respectivamente.
Además, logró dar un gran salto en el ranking ATP, ascendiendo hasta la 324º
ubicación.

Aunque quienes lo conocen aseguran que su modelo de inspiración fue su compatriota
Andreas Seppi, el italiano asegura: “mi jugador favorito es Roger Federer. Creo que mi
juego tiene un mix de varios jugadores, entre ellos Djokovic y Zverev”.

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE

4 × 2 =