A los 22 años, el nacido en Wroclaw se afianza entre los mejores jugadores
del mundo. Frente a Thiem, logró su tercera victoria frente a un top 10.

Con la serie de octavos de final del Grupo Mundial de Copa Davis 2016 entre Argentina
y Polonia ya definida y sin mucho más que jugar en Gdansk, Renzo Olivo salió a jugar
el quinto punto en aquella controvertida (e ilegal, según precisó luego la ITF) superficie
presentada por los polacos. Su rival en aquel partido, un joven de por entonces 19 años,
era Hubert Hurkacz.

Poco y nada se sabía en ese momento de un jugador que, en ese entonces, ocupaba el
393º puesto del ranking ATP. Aquel día en la fría Gdansk, Hurkacz se llevó aquel
prácticamente intrascendente partido frente a Olivo por 4-6, 7-6 (6) y 6-4. A partir de
allí, el polaco sufrió la transición lógica en cuanto al despegue de su carrera, que tomó
gran impulso a partir de la pasada temporada.

Si bien este jugador diestro de uno ochenta y cinco metro no es de los jugadores más
extrovertidos, su tenis no deja de llamar la atención. En la constante búsqueda de tiros
ganadores a partir de un físico imponente, el polaco ha sabido insertarse de manera
veloz en el circuito y, además, demostrar que disfruta de jugar en los grandes torneos y
estadios.

Prueba cabal de ello dio en la pasada edición de Roland Garros. Allí, con apenas 21
años, superó las tres instancias de clasificación, venció a Tennys Sandgren (su primera
victoria en un Grand Slam) y cayó frente a Marin Cilic por 6-2, 2-6, 7-6 (3) y 7-5 en el
mismísimo Philippe Chatrier, dando grandes muestras de carácter.

A paso cansino, pero firme, Hurkacz supo insertarse entre los jugadores de la
denominada Next Gen a los que el mundo del tenis no podría obviarle la mirada. Tras
clasificar al Masters de la categoría en Milán, aunque sin mucho éxito, el polaco cerró el
año como nº 84 del mundo, su mejor ubicación en el ranking.

Sin embargo, el progreso más notorio en el corto trajín de este jugador fue más notorio
en los últimos tres torneos que disputó: Dubai, Indian Wells y, por supuesto, Miami. En
el prestigioso torneo de Medio Oriente, obtuvo su primera victoria frente a un top 10
frente a Kei Nishikori, a quien venció en octavos de final por 7-5, 5-7 y 6-2. La semana
pasada vivió días de ensueño: volvió a vencer a Nishikori (4-6, 6-4 y 6-3) y alcanzó el
que es, hasta ahora, su mejor resultado en Masters 1000, llegando a cuartos de final.

El punto final en su aventura californiana lo marcó Roger Federer, su ídolo de la
infancia. “(Enfrentar a Roger) fue siempre un sueño para mí. Es algo muy especial para
un tenista jugar contra los grandes jugadores, en grandes estadios y especialmente acá,
en cuartos de final”, remarcó la semana pasada en una entrevista con ATP.

En la jornada de ayer, Hurkacz volvió a ser el foco de atención tras vencer al campeón
del Indian Wells, Dominic Thiem, flamante número 4 del mundo, por doble 6-4. En la
siguiente instancia, buscará seguir haciendo ruido frente a otra de las grandes promesas
surgidas en el último lustro: el canadiense Felix Auger-Alliasime,

 

Otro de los grandes cambios fue, según sus propias palabras, el cambio en su
mentalidad, aportado en gran parte por su entrenador Pawel Stadniczenko. “Llevo
medio año con Pawel, pero él me ha ayudado mucho y le estoy muy agradecido. Me ha
ayudado especialmente mentalmente, para mantener una actitud positiva. Ese fue el
cambio más grande. Estoy compitiendo en un nivel superior y ahora puedo ganar contra
mejores oponentes. Es bueno”, aseguró el polaco.

Además de jugar -y muy bien- al tenis, el ahora 54º del mundo tiene dos otras grandes
pasiones, los libros y los autos. “Realmente me apasionan los autos. Es mi pasatiempo y
me gustan mucho. Me encanta conducir. Y me gusta ir al circuito de carreras y mirarlos
cuando tengo tiempo. También me gusta leer libros. Es relajante para A veces leo libros
que me ayudan en la cancha con el lado mental”.

En línea como su pasión, los libros, pero con la tenacidad, potencia y velocidad de su
otra gran pasión, los autos, Hubert Hurkacz se perfila como una de las mejores
promesas del tenis mundial.

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE

4 + 18 =