Respetado y admirado por todos los tenistas del circuito, el balcánico es pionero en su disciplina y disfruta del exitoso presente del Freestyle.

Hay un serbio que deslumbra en cada torneo y rincón del mundo. No gana, ni pierde, pero se lleva la admiración, el respeto y hasta en algunas oportunidades la perplejidad de quienes quieren entender cómo hace lo que hace.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ventaja Tenis (@ventajatenis) el

Fácil sería deducir que se trata del actual número uno del mundo, Novak Djokovic, múltiple campeón de Grand Slams y admirado a nivel mundial por su innato talento. Pero no. A sus 29 abriles, Stefan Bojic tiene en vilo a cada rincón del mundo que visita con sus habilidades para el Freestyle en el tenis. “No creo que sea un don, creo que los talentos provienen de la cabeza, así que de cierta manera creo que esto es lo que la gente llama talento, el momento en el que uno mismo reconoce que puede hacer algo. Siempre fue algo de la cabeza y no de la habilidad, el hecho de intentar hacer siempre algo nuevo”, le cuenta el europeo desde Wimbledon a Ventaja Tenis.

Vive la vida tal y como es. Eléctrico, siempre enérgico. Sus ojos parecen salirse de su  rostro cada vez que contesta en su prolijo inglés que se asemeja al de su compatriota Djokovic cada vez que mira a la cámara del Skype y responde, reflexivo, a cada una de las preguntas.

Claro que todo aquel que lo sigue en su cuenta de Instagram y se deslumbra con su fascinante habilidad le resultaría difícil entender que no es todo una cuestión de magia, aunque así pareciera. “Cuando empecé a hacerlo, no me salía. Para los niños, una vez estaba con uno que me vio y me dijo “no puedo creer, sos el mejor freestyler del mundo”. Yo estaba con un amigo que le contestó “bueno, si te ponés a practicar podrías llegar a ser el segundo mejor”, así que se trata de eso: hacerlo”, recuerda de manera risueña.

-¿Cómo ves al tenis en general hoy?

-Yo creo… No creo que el problema esté en el deporte en sí. Creo que se trata más bien de una cuestión de organización: las personas que arman el paquete están mal, la prensa está mal, creo que la aproximación también está mal, sobre todo la comunicación. Hablé con diferentes jugadores y no hay buena comunicación en la esencia verdadera del jugador. Tratan de encasillarlos en esa “persona perfecta”, que no lo son. Son seres humanos y eso es lo que trataré de explorar.

Stefan realizó un gran click en su vida personal. Cuatro años  atrás, convirtió sus facilidades para realizar trucos con la raqueta en su trabajo. “Empecé a viajar en 2015 cuando hice el acuerdo comercial con Head. Ahí fue el punto de partida, fue mi idea y proyecto, ellos la agarraron y todavía sigo montando esta ola”, comentó el serbio.

Fue precisamente la prestigiosa marca de raquetas la que lo catapultó a un nivel de exposición junto a los jugadores del tour. Tras realizar un video publicitario con referentes de la firma –Djokovic, Sharapova, Berdych, Cilic, Verdasco, entre otros- Stefan entabló una relación de paridad y amistad. “La experiencia del video fue increíble, fueron muy amables incluso hasta el día de hoy. Entienden que es algo basado en habilidades y no algo barato. Fueron tres días de grabación, realmente dormí poco y nada por la adrenalina que tenía en el cuerpo pero realmente fue fantástico. El mejor regalo que obtuve al principio fue el respeto de los jugadores de tenis”, rememora exaltado.

-¿Cuándo te diste cuenta que no te podías dedicar al tenis profesional?

-Solamente tuve uno o dos puntos ATP cuando tenía 18 años y arranqué directamente la universidad. Nunca vi eso como una verdadera posibilidad, creo que si hubiera sido jugador hubiera madurado mucho más, pero tengo otros intereses. La universidad fue genial y nunca creí en tener que ir al tour o demás, asimismo mi generación estuvo muy cortada, nadie pudo meterse allí.

No queda duda alguna que el Freestyle lo es todo en la vida de este excéntrico serbio. “Acabo de terminar un libro en el que cuento por qué el Freestyle debería ser practicado cuando jugás al tenis y aún falta esa conexión. Se trata de su coordinación y características cognitivas que los ayudan a sentir el espacio que los rodea. Creo que si hacen lo que yo hago, estas habilidades suben hasta el techo. No es que yo voy a ir a una persona a enseñarle o a hablar con algún coach sino que prefiero que vayan y se interioricen de manera gratuita en mi canal de Youtube. Le puse mucho trabajo y espero que lo pueda hacer de manera recíproca porque creo que enriquece mucho al deporte”, ahondó.

-¿Qué tenista creés que es el mejor en lo tuyo?

-No creo que haya algún tenista en particular que lo haga mejor que el resto, así que es algo duro de decir pero para ser honesto, los jugadores top siempre son los mejores, después hay jugadores que lo pueden hacer. Murray y Djokovic lo hacen muy bien lo que significa que aprenden rápido a un altísimo nivel, por eso pueden cambiar sus técnicas tantas veces. La gente no se da cuenta de los cambios que hicieron; parece que juegan siempre igual pero si mirás videos, cambiaron radicalmente sus técnicas con pequeños detalles, todo esto fue gracias a sus habilidades para la coordinación. Yo creo que si pasara 15 o 20 minutos con Federer, aprendería las cosas muy fácilmente.

“Mi objetivo en la vida es tener dos hijas, es la verdad, como proyecto no puedo predecir a dónde irá y cada vez que lo piense así será peor incluso para mi viaje. Los objetivos deberían ser muy a corto plazo, para mí es mejor así, no podría decir que voy a ganar ni participar en los Juegos Olímpicos de acá a tres años porque no es de esa manera y no depende de mí. No planeo decir “me gustaría que haya 1000 chicos haciendo Freestyle”, eso ya no depende de mí. Solamente puedo concentrarme en mí, exponer mi trabajo al mundo entero y… Ver lo que suceda”. Stefan Bojic pareciera tener en su raqueta una varita mágica. Será cuestión de tiempo a ver con qué nos sorprende este mago del tenis…

 

 

 

 

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE

3 × 3 =