Será uno de los partidos más importantes de la primera ronda del Us Open. Un partido de talentos excelsos, amistades y una particular historia en Flushing Meadows.

En el nuevo firmamento del tenis mundial, dos estrellas brillan con un resplandor particular. Son los canadienses Felix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov, de 19 y 20 años respectivamente, quienes asoman como dos de los posibles sucesores a pelear por las mejores ubicaciones en el ranking mundial.

Resultado de imagen para denis shapovalov

Serán ellos, también, quienes protagonicen hoy uno de los duelos más atragantes de la primera ronda del presente Us Open en el tercer turno del renovado Grandstand. Además del contexto de su juventud, su frescura y su tenis incipiente, el encuentro entre estas dos promesas tiene aún fresco el aliciente de lo que fue su único partido en un torneo de Grand Slam.

 

Fue un año atrás, precisamente en Flushing Meadows, donde en su primer partido de un main draw en esta clase de torneos, el menor de los canadienses debió abandonar a causa de una enfermedad cardíaca de larga data. “Tengo crisis de taquicardias desde que soy muy pequeño y todavía las sigo teniendo”, le comentó Aliassime al periodista francés France Antilles en 2016.

 

En una calurosa noche neoyorquina -30°- Aliassime pidió asistencia médica cuando el score estaba 7-5, 5-7 y 4-1 para su rival. Para no perjudicar su salud, los especialistas le sugirieron que abandonara el partido. Envuelto en un llanto desconsolado, el actual número 19 del mundo se retiró del estadio tras un fuerte abrazo con Shapovalov.

 

Desafortunadamente, Aliassime ha tenido otros episodios similares a lo largo de su carrera. En un torneo future en 2016, tras batallar frente al francés Gianni Mina, se acercó con la mano en el corazón a su banco y decidió abandonar el partido debido a fuertes taquicardias.Resultado de imagen para felix auger aliassime

 

Algo similar le sucedió, por ejemplo, al ex top ten Mardy Fish. “Es como si el corazón se me fuera a salir del pecho, como si acabara de correr un sprint en la calle”, aseguró antes del retiro el jugador norteamericano.

 

El Grandstand se prepara para recibir a uno de los grandes duelos del futuro. Lleno de emociones, un alto vuelo tenístico y, por sobre todas las cosas, con una gran historia detrás. Será un partido para alquilar balcones.

 

 

Dejar respuesta

ESCRIBI TU COMENTARIO
ESCRIBI TU NOMBRE

3 × 4 =